¿Cuándo entró en vigor?

A partir del 1 de enero de 2023, ha entrado en vigor el nuevo impuesto especial sobre los envases de plástico no reutilizables como una medida para incentivar la economía circular y los comportamientos respetuosos con el entorno natural haciendo efectivo el principio de que el mejor residuo es aquel que no se genera.

¿Qué grava este nuevo impuesto?

Este impuesto recae sobre utilización en el territorio español de envases no reutilizables que contengan plástico, tanto si se presentan vacíos, como si se presentan conteniendo, protegiendo, manipulando, distribuyendo y presentando mercancías.

Esto supondrá en la práctica que estarán sujetas al impuesto la fabricación, la importación o la adquisición intracomunitaria de los siguientes productos:

  1. a) Los envases no reutilizables que contengan plástico, considerando que son no reutilizables cuando no han sido concebidos, diseñados y comercializados para realizar múltiples circuitos o rotaciones a lo largo de su ciclo de vida, o para ser rellenados o reutilizados con el mismo fin para el que fueron diseñados.
  2. b) Los productos plásticos semielaborados destinados a la obtención de los envases a los que hace referencia la letra a), tales como las preformas o las láminas de termoplástico.
  3. c) Los productos que contengan plástico destinados a permitir el cierre, la comercialización o la presentación de envases no reutilizables.

¿Cuándo se devenga el impuesto?

En los supuestos de fabricación, el devengo se producirá en el momento en que se realice la primera entrega o puesta a disposición a favor del adquirente, en el territorio español.

En las adquisiciones intracomunitarias, el día 15 del mes siguiente en el que se inicie la expedición o el transporte de los productos excepto en el supuesto que con anterioridad a dicha fecha se expide factura, el devengo tendrá lugar en la fecha de expedición de ésta.

En las importaciones, en el momento en el que tiene el lugar el devengo de los derechos de importación según la legislación aduanera.

¿Pero, cuánto se pagará?

La base imponible del impuesto está constituida por la cantidad de plástico no reciclado, expresada en kilogramos, contenida en los productos objeto del impuesto, cantidad que deberá ser certificada por entidad debidamente acreditada para emitir certificación al amparo de la norma UNE-EN 15343:2008 «Plásticos. Plásticos reciclados. Trazabilidad y evaluación de conformidad del reciclado de plásticos y contenido en reciclado» o las normas que las sustituyan. No obstante, y de forma transitoria, durante el año 2023, se podrá acreditar la cantidad de plástico no reciclado contenida en los productos objeto del impuesto mediante una declaración responsable firmada por el fabricante.

Cuando el producto objeto del impuesto está compuesto de plástico y otros materiales, el producto solo tributa por el plástico no reciclado que contiene.

Cuando el producto objeto del impuesto por el que ya se hubiese devengado el impuesto se incorporan otros elementos de plástico que pasan a formar parte del mismo, el producto solo tributa por el plástico no reciclado contenido en los elementos incorporados.

El tipo impositivo aplicable es de 0,45 euros por kilogramo de plástico no reciclado contenida en los productos objeto del impuesto.

¿En quienes recae la figura del contribuyente?

El contribuyente será quien realice la fabricación, la importación o la adquisición intracomunitaria de los productos objeto del impuesto. La diferencia entre los tres tipos de contribuyentes estriba en que el fabricante le repercute el impuesto al adquirente y será el fabricante el que ingrese el impuesto recaudado a sus clientes mediante el modelo 592, mientras que el importador y el adquirente intracomunitario ingresan ellos mismos el impuesto, el adquirente intracomunitario a través del modelo 592 y el importador pagándolo en la Aduana.

¿Cuándo se tendrá que realizar el pago por parte del contribuyente?

El pago se tendrá que hacer a través de la presentación del modelo 592 que se realizará o bien de forma trimestral o mensual coincidiendo de la periodicidad con la que el contribuyente realice la declaración del Impuesto sobre el Valor Añadido. La declaración se presentará los veinte días naturales siguientes al período de liquidación trimestral o mensual.

En el modelo 592 cabrá la posibilidad de realizar deducciones respecto a las cantidades devengadas:

Cuando el contribuyente es quien realiza adquisiciones intracomunitarias de los productos que forman parte del ámbito objetivo del impuesto podrá minorar de las cuotas devengadas del impuesto en dicho periodo, el importe del impuesto pagado respecto de:

  • Los productos que hayan sido enviados por el contribuyente fuera de España.
  • Los productos que, con anterioridad a su primera entrega o puesta a disposición del adquirente en el territorio de aplicación del impuesto, hayan dejado de ser adecuados para su utilización o hayan sido destruidos.
  • Los productos que, tras su entrega o puesta a disposición del adquirente, hayan sido objeto de devolución para su destrucción o reincorporación al proceso de fabricación, previo reintegro del importe de los mismos al adquirente.

El fabricante de los productos que forman parte del ámbito objetivo del impuesto y que sean objeto de devolución para su destrucción o para su reincorporación al proceso de fabricación, en la autoliquidación correspondiente al periodo en que se produzcan dichas circunstancias, podrá minorar, de las cuotas devengadas del impuesto en dicho periodo, el importe del impuesto pagado respecto de dichos productos que tras la primera entrega o puesta a disposición del adquirente hayan sido objeto de devolución, previo reintegro del importe de los mismos al adquirente.

¿En qué casos un contribuyente puede solicitar la devolución del impuesto?

Ya sabemos que el modelo 592 únicamente lo pueden presentar los fabricantes y los adquirentes intracomunitarios, pero el adquirente que ha soportado la repercusión del impuesto a través de la factura emitida por un fabricante o un importador que ha pagado el impuesto en Aduana también tiene la posibilidad de solicitar la devolución del impuesto pagado a través del modelo A22 de periodicidad trimestral, siempre que se den ciertas condiciones:

  • Si eres importador se solicitará la devolución por envío fuera del territorio de aplicación del impuesto, por inadecuación o destrucción o por devolución de producto.
  • Si eres el adquirente a un fabricante español se podrá pedir la devolución del impuesto pagado cuando entre otras posibilidades se dé que sale del territorio español el bien objeto del impuesto.

¿Qué obligaciones formales trae consigo la implantación del nuevo impuesto?

Los fabricantes de productos objeto del impuesto, así como los adquirentes intracomunitarios deberán solicitar la inscripción en el registro territorial correspondiente a la oficina gestora de impuestos especiales donde radique su domicilio fiscal.

Quedan exceptuados de la obligación de inscripción, los adquirentes intracomunitarios que realicen adquisiciones intracomunitarias en las que el peso total de plástico no reciclado no exceda de 5 kilogramos en un mes natural, resultando obligados en el momento en que las adquisiciones intracomunitarias que realicen excedan dicha cantidad.

Además, todos los fabricantes contribuyentes y los adquirentes intracomunitarios de productos están obligados a la llevanza de contabilidad de los productos objeto del impuesto, realizando esta obligación a través de la sede electrónica de la AEAT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros

Contact Us
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies.