Cuando tengo que explicarle a mi padre qué es un fondo de inversión, acabo diciéndole que es un grupo de amigos que reúnen sus ahorros para invertir conjuntamente. Ya sé que no es una definición demasiado técnica, pero sí que le sirve para hacerse una idea, y así, cuando la entidad financiera le pregunta si quiere invertir en un fondo de inversión, ya sabe de qué producto financiero se trata y que hay detrás del mismo.

Evidentemente, los fondos de inversión están compuestos por personas que en la mayoría de casos ni se conocen, pero lo que sí que han hecho es juntar sus ahorros y confiar en una entidad gestora, para que decida qué activos financieros adquirir, mantener o transmitir.

De esta manera, cuando compramos participaciones de un fondo de inversión, lo que estamos haciendo es adquirir, un porcentaje de cada uno de los valores en los que va a estar invertido la totalidad del dinero de los partícipes (amigos, en la explicación dada a mi padre).

En el mercado encontramos fondos que responden a diversas políticas de inversión. Así, podemos encontrar: sectoriales, referenciados a un determinado índice, de renta fija, variable, mixta, monetarios, que invierten en determinados países, zonas, etc.

En cualquier caso, todos tributan igual en el impuesto sobre la renta de las personas físicas. Decimos que las rentas derivadas de la transmisión o reembolso de una participación en un fondo de inversión, va a generar una ganancia o una pérdida patrimonial.

A su vez, las ganancias patrimoniales forman parte de la base imponible del ahorro, es decir, aquella que tributa a unos tipos más reducidos, y no al tipo de la base imponible general, que es un tipo progresivo (puede llegar a alcanzar el 48 por 100).

Pero la base imponible del ahorro no solo está compuesta por las ganancias patrimoniales, también forma parte de la misma los intereses, dividendos, rendimientos de los seguros, etc. Así que tengamos en cuenta esta circunstancia para saber cuánto pagaremos por la ganancia que haya generado la venta del fondo.

Los tipos más reducidos a los que tributa la base imponible del ahorro, y que recordemos, es donde figurarán las rentas derivadas de la transmisión de un fondo de inversión, son los siguientes:

&nbsp

Parte de la base liquidable

Euros

Suma de tramos

Tipo aplicable

Porcentaje

&nbspHasta 6.000€

19,00%

&nbspEntre 6.000,01 y 50.000€

21,00%

&nbspDesde 50.000,01€

23,00%

No obstante hay una excepción, como casi siempre en fiscalidad, aunque en este caso es positiva. Consiste en que si la venta de las participaciones se realiza para comprar otro fondo, o sea, hay un traspaso de fondos, no pagamos nada en el impuesto sobre la renta de las personas físicas. Esto debemos comunicárselo a la entidad antes de realizar la venta, no siendo válido cuando lo hacemos por nuestra cuenta. En este caso, las nuevas participaciones conservarán el valor y la fecha de adquisición de las participaciones que acabamos de transmitir.

Por último, debemos tener en cuenta que cuando se produce una ganancia por la transmisión de una participación de un fondo de inversión, nos practicarán una retención a cuenta del impuesto sobre la renta de las personas físicas del 19 por 100. No se practicará retención cuando se produzca un traspaso de fondos.

Contacta con nosotros

Contact Us
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies.