Nuevas ayudas para los autónomos

El Consejo de Ministros ha aprobado una serie de ayudas dirigidas a los trabajadores autónomos mediante el Real Decreto-Ley 24/2020, de 26 de junio, de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial, cuya entrada en vigor se produce el 27 de junio.

Las medidas adoptadas tienen por objeto reducir o aligerar la carga de la cotización de la seguridad social de forma progresiva. Por ello, se prevé, una exención en sus cotizaciones y formación profesional para todos aquellos autónomos incluidos en el Régimen Especial de autónomos (RETA) o en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar (REMAR) y que vinieran percibiendo el 30 de junio la prestación extraordinaria por cese de actividad prevista el artículo 17 del Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto del COVID-19.

Las exenciones, a partir del 1 de julio, quedan establecidas de la siguiente manera:

  • 100% de las cotizaciones correspondientes al mes de julio.
  • 50% de las cotizaciones correspondientes al mes de agosto.
  • 25% de las cotizaciones correspondientes al mes de septiembre.

Esta exención es incompatible con la percepción de la prestación por cese de actividad.

Aquellos trabajadores que se encuentren percibiendo la prestación por incapacidad temporal o cualquier otro subsidio mientras mantengan la obligación de cotizar gozarán de la exención también.

Para ayudar económicamente a los trabajadores autónomos cuya actividad se vea muy afectada por la crisis del COVID-19, el Gobierno establece que los autónomos que hayan sido beneficiarios de la prestación extraordinaria CATA.COVID-19 hasta el 30 de junio, podrán acceder a la prestación por cese de actividad ordinaria, siempre que cumplan con los siguientes requisitos:

  1. Estar afiliados y en alta en el RETA o en el REMAR, en su caso.
  2. Tener cubierto el período mínimo de cotización por cese de actividad del artículo 338 del TRLGSS (12 meses).
  3. No haber cumplido la edad ordinaria para causar derecho a la pensión contributiva de jubilación, salvo que el trabajador autónomo no tuviera acreditado el período de cotización requerido para ello.
  4. Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. No obstante, si en la fecha de cese de actividad no se cumpliera este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales ingrese las cuotas debidas. La regularización del descubierto producirá plenos efectos para la adquisición del derecho a la protección.

Adicionalmente, el acceso a esta prestación exigirá acreditar una reducción en la facturación durante el tercer trimestre del año 2020 de al menos el 75 % en relación con el mismo periodo del año 2019, así como no haber obtenido durante el tercer trimestre de 2020 unos rendimientos netos superiores a 5.818,75 euros. Para determinar el derecho a la prestación mensual se prorrateará los rendimientos netos del trimestre, no pudiendo exceder de 1.939,58 euros mensuales.

¿Cuándo se puede solicitar?

La prestación podrá solicitarse desde el 1 de julio de 2020, teniendo efectos desde el mismo 1 de julio si se solicita antes del 15 de julio, o con efectos desde el día siguiente a la solicitud si se solicita posteriormente.

¿Durante cuánto tiempo se percibe?

Podrá percibirse como máximo hasta el 30 de septiembre de 2020.&nbsp A partir de esa fecha sólo se podrá continuar percibiendo esta prestación de cese de actividad si concurren los requisitos del artículo 330 de la Ley General de Seguridad Social.

¿Quién reconoce la prestación de cese de actividad?

Se llevará a cabo por las mutuas colaboradoras o Instituto Social de la Marina, debiendo ser regularizada a partir de 31 de enero de 2021, siempre que las mismas tengan el consentimiento de los interesados, lo harán entre el 21 de octubre de 2020 y el 1 de febrero de 2021, recabando datos tributarios de los ejercicios de 2019 y 2020 a través del Ministerio de Hacienda.

Si las mutuas o entidades gestoras no pudieran tener acceso a los datos que obran en la Administración, requerirán a los trabajadores autónomos:

  • Copia del modelo 303 de segundo y tercer trimestre de años 2019 y 2020.
  • Copia del modelo 130 del segundo y tercer trimestre de los años 2019 y 2020.
  • Copia del modelo 131 para aquellos que tributen por estimación objetiva, o cualesquiera otros documentos o medios de prueba que sirvan para acreditar los ingresos exigidos.

Comprobados los datos se procederá a reclamar aquellas prestaciones percibidas que no cumplan con los requisitos, dando un plazo para su ingreso. De no realizarse el ingreso en ese plazo, se tendrá que pagar con los recargos e intereses que procedan.

El trabajador puede renunciar a la prestación en cualquier momento antes del 31 de agosto de 2020, y devolver por iniciativa propia la prestación sin esperar a la reclamación posterior, cuando considere que los ingresos percibidos o la caída de facturación vaya a superar los umbrales establecidos. &nbsp

¿Qué ocurre con la cotización?

El trabajador autónomo, durante el tiempo que esté percibiendo la prestación, deberá ingresar en la Tesorería la totalidad de las cotizaciones.

La mutua abonará al trabajador junto con la prestación por cese de actividad, el importe de las cotizaciones por contingencias comunes que le hubiera correspondido ingresar de encontrarse el autónomo sin desarrollar actividad alguna.&nbsp

Por otro lado, se establecen, por primera vez, ayudas al colectivo de autónomos de temporada (RETA Y REMAR).

Para ellos, está previsto el acceso a la prestación extraordinaria de cese de actividad con efectos desde el 1 de junio hasta el 31 de octubre. Si se solicita durante los primeros 15 días de julio tendrá efectos desde el 1 de junio, y si se presenta más tarde desde el día siguiente a la presentación de la solicitud.

La cuantía será el equivalente al 70% de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desempeñada de cada régimen (RETA O REMAR).

Se consideran trabajadores de temporada aquellos trabajadores autónomos cuyo único trabajo a lo largo de los últimos dos años se hubiera desarrollado en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos o en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar, durante los meses de marzo a octubre y hayan permanecido en alta en los citados regímenes como trabajadores autónomos durante al menos cinco meses al año durante ese período.

Para tener acceso a esta prestación los ingresos en 2020 no podrán superar las 1,75 veces el SMI, esto es, 23.275 euros, así como no haber percibido prestación alguna del sistema de la Seguridad Social durante los meses de enero a junio de 2020, salvo que la misma fuera compatible con el ejercicio de una actividad como trabajador autónomo.

Los socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado que hayan optado por su encuadramiento como trabajadores por cuenta propia, tendrán derecho igualmente a esta prestación extraordinaria.

Contacta con nosotros

Contact Us
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies.